Noticias

Infraestructura hospitalaria: problema de recursos y modelo de gestión

La infraestructura hospitalaria en Chile y América Latina enfrenta una serie de desafíos en un contexto marcado por la demanda creciente de servicios de salud y la necesidad de modernización y eficiencia en la atención médica.

En el marco de esta temática se desarrolló en Santiago de Chile la Cumbre de Expansión Hospitalaria H.E.E.M 2024, un espacio dedicado a abordar las tendencias, oportunidades y modernización de hospitales con el fin de impulsar la innovación y la mejora continua en la prestación de servicios de salud.

Muchos países latinoamericanos destinan una proporción limitada de su presupuesto a la salud, lo que resulta en la construcción y mantenimiento insuficiente de instalaciones médicas. Esto conduce a la saturación de los servicios existentes y a una calidad de atención comprometida. Si bien la falta de recursos en un problema no menor, la infraestructura hospitalaria requiere urgentemente un cambio de modelo en su gestión.

Según datos compartidos por el Ministerio de Salud, en Chile hay 2,16 camas por cada 1.000 habitantes, cifras muy por debajo de las estimaciones de la OCDE que señalan un promedio de 4,9 camas. Un 54% de las camas actuales que se encuentran en los hospitales fueron construidos en la década de los 70, además de enfrentar una desigual distribución territorial.

Marcelo Carvallo, Jede (subrogante) del departamento para la Asociación Público-Privada del Ministerio de Salud, fue el encargado de dar las palabras iniciales de la cumbre y desde su vocería expresó que la dimensión de los problemas de infraestructura va de la mano con los cambios en los modelos de gestión hospitalaria.

“Los modelos de gestión hospitalaria están sometidos a profundos cambios que anuncian modificaciones en la forma en la que se desarrolla. El desafío que tenemos en ningún caso puede ser solo del Minsal, estamos hablando de un desafío de políticas públicas y lo que buscamos justamente es construir valor público, esos objetivos deben necesariamente convivir con el mundo privado en todas sus expresiones, a través de una asociación para lograr una acorde infraestructura hospitalaria”.

 Carvallo también anunció los desafíos que tiene Chile en los modelos integrados a la gestión pública y coordinación institucional.

“El Ministerio de Salud de Chile tiene estimaciones en montos de inversión correspondientes a 5 billones de pesos, aumentando así el número de camas a la red sobre 6.200 entre nuevas y de reposición, abarcando una superficie de 3,3 millones de metros cuadrados”.

Chile está fortaleciendo la salud pública con la construcción, entrega e inicio de 57 hospitales y 160 centros de salud primaria, de los cuales 38, ya están en operación.

De acuerdo al cronograma del organismo de salud, 32 de estos proyectos son de “arrastre” e iniciaron su construcción en las dos últimas administraciones. De ellos, 25 serán terminados durante este gobierno y podrán ser inaugurados, mientras que los otros siete culminarían en los cuatro años siguientes.

A pesar de estos desafíos, existen importantes oportunidades para mejorar la infraestructura hospitalaria, una de ellas es la colaboración público-privada en la construcción y gestión de instalaciones médicas. La participación del sector privado y la industria puede aportar recursos adicionales y experiencia en la planificación y operación de hospitales, ayudando a cubrir las brechas existentes.

Además, el uso de tecnologías innovadoras, como la telemedicina y los registros electrónicos de salud, pueden contribuir en mejorar la eficiencia y la accesibilidad de los servicios sanitarios, especialmente en áreas remotas donde la atención médica es limitada. La telemedicina, en particular, puede permitir la consulta médica a distancia y la monitorización de pacientes, reduciendo la necesidad de desplazamiento, optimizando los recursos disponibles y efectivamente cambiando el modelo por un sistema más ágil en beneficio de todas las personas.

Imagen Noticia

X